¡Cuidado!

¡Cuidado!
Mar, 08/20/2019

¡Cuidado!

 

Acostumbrados a entrar a toda velocidad a la casa, los niños de inmediato bajaron el ritmo cuando vieron los conos anaranjados frente a la puerta principal. El último temblor había causado una grieta enorme y los niños podían lastimarse si daban un mal paso. Por eso, Miguel no dudó en colorar los conos de Rototec unidos con las barras de unión para prohibir el paso.   

 

Miguel solía trabajar en una constructora, por lo que estaba familiarizado con la señalización vial. En cada proyecto, siempre incluían los conos en las carreteras para evitar accidentes con los carros que pasaban al costado de la construcción. Además, dependiendo del área de trabajo, usaban los dos colores que Rototec les ofreció, anaranjado y rojo, para diferenciar el tipo de trabajo.

 

Miguel trabajó en áreas de mucho sol y jamás se descoloraron los conos. Es más, estos conos también son resistentes a los rayos UV, lo que los hace ideales para condiciones climáticas fuertes. Asimismo, tuvieron el caso de diluvios y tormentas en uno de sus proyectos y aún así resistieron al agua y a los vientos huracanados.

 

Estos conos, al igual que los separadores y las barreras de Rototec, les daban la opción incluso de lavarlos, para evitar que el clima los manchara de otro color. Y lo mejor, los patrocinadores de los proyectos estaban contentos que también tenían espacio para colocar sus calcomanías de publicidad en los conos y en las barreras. También podían utilizar calcomanías fosforescentes para la noche.

 

Como un agregado, Miguel aprendió que la señalización vial de Rototec es liviana, y esto hacía muy fácil poder transportar los conos, los separadores, las barreras y los acoples de un lado a otro. Esto fue lo que más le gustó, porque parte de su trabajo incluía estar moviendo la señalización conforme los proyectos avanzaban.

 

Por eso, al salir de la constructora y tomar otro trabajo, de igual forma quiso ir a comprar sus propios conos y barreras para tener en casa en caso de emergencia.

A la llegada de sus hijos, Miguel los empezó a usar como medidas de precaución cuando el jardín se inundaba o cuando estaban haciendo arreglos en la entrada de la casa. De esta forma, podía prever que alguien saliera lastimado.

 

Cuando su hermano, José, llegó a comer a su casa, notó los conos y también le hicieron bajar la velocidad. De no haber estado los conos tapando la grieta, de seguro se tropezaba, le aseguró a Miguel. Por eso, antes de salir le pidió el contacto de Rototec para poder ir a conseguir los suyos también, ya que había carros que estaban pasando muy rápido frente a su casa y sus hijos por lo general jugaban a la pelota afuera.

 

Y tú, ¿ya tienes tu señalización? Para más información, ingresa a: https://www.rototec.com.gt/conos